Sobre el argumento de “lo guardo en mi disco duro, si no siento que me falta algo”

Me salen los pensamientos en castellano, y es que acabo de volver del FICOD’09 (ya explicaré, de momento estoy creando un sitio con las palabras que salen a borbotones).

El otro día fui a comprar un netbook como el que tengo para mi sobrino y ya no está, imposible conseguirlo en pricoinsa. Me dijeron que linux ha sido (casi) barrido del mapa y los discos duros sólidos han dado paso a los tradicionales, aunque sean más frágiles. Todo por la masificación: la masa quiere windows y discos duros con capacidades enoooooormes, para guardar en su netbook TODO lo que toquen, vean, escuchen. El mundo antiguo ataca, el mundo de “lo fotocopio”, el de “lo guardo en el pen”, aunque después fotocopias y ficheros languidezcan hasta su pérdida.

La gente tiene miedo a tener “sus cosas” en la red, en la nube. Prefiere tenerlas en un pen, en un portátil. ¿Y el riesgo? No se mide, lo importante es tenerte cerca, tocarte. Es la parte animal, la del bebé cuando se pone en la boca lo que está a su alcance para explorarlo. Necesitamos el cordón umbilical del tacto. Es como intentar argumentar con alguien que tiene miedo a volar que el riesgo de viajar en coche es mucho mayor. La sensación de control del coche pesa más que los números de las estadísticas.

Conclusión: me esperaré a que estén en el mercado los ordenadores Google con Chrome, que son lo que necesito. Todo en la red, no instalar programas en local (me produce alergia después de años de hipersensibilizarme con BIRDAYE bajar-instalar-reiniciar-desinstalarporquenofunciona-algosehaestropeado-yahoraquehago-esperaraquealguienmeayude), no actualizar (ya se encarga quien sabe), trabajar en conexión permanente. POR FIN!! (telefónica mediante)

Siento que Google me espía, que adivina lo que quiero, me siento como la consumidora prototipo. Busco lo que necesito y lo encuentro en Google (en Mundo Google), y si no está sólo tengo que esperar, en poco tiempo sale.

Lo digo, por si me escuchan: lo próximo que quiero es un Google Earth para poder viajar en el tiempo, visitar culturas antiguas, aprender la historia sobre el terreno, escuchar las conversaciones en idiomas ya desaparecidos, leer los documentos mientras se escribían, ver cómo vivían las mujeres del paleolítico, explorar sobre el terreno la deriva de los continentes, los efectos en la flora y la fauna, avanzar en distintos horizontes y poder visualizar algunos de los posibles mundos futuros. Y, más allá, Google Univers, retroceder hasta el Big Bang, seguir la expansión del universo. Seguro que están pensando en ello 🙂

(qué miedo… y qué apasionante a la vez)ikoni

Advertisements
Aquesta entrada s'ha publicat en Uncategorized i etiquetada amb , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s